Blog de Peritos Caligrafos Judiciales

Peritos Calígrafos Documentologos , y las enfermedades degenerativas

  |   Perito Caligrafo   |   Sin Comentarios

Declaran nulos los testamentos de un hombre con Alzheimer a favor de una residencia de ancianos

Una sentencia de la Sección Tercera de la AP de Cantabria, que ratifica otra previa del Juzgado de Primera Instancia número 7 de Santander, ha declarado nulos los testamentos otorgados por el hombre enfermo de Alzheimer, pues, según la sentencia, carecía de capacidad para otorgar dichos testamentos.

En pericia caligráfica existe un software, RHT Reconstruction Handwriting Text, con el cual se logra renovar firmas o textos que habían casi desaparecido o que quedaron en mal estado debido a razones específicas (paso del tiempo, conservación, mala reproducción…), con este software partiendo de firmas o textos que ya existían previamente y pese a que el documento se encuentre deteriorado, se efectúa la reconstrucción sin alteración con las particularidades escriturales anteriores, manteniendo la estructura y los gestos tipo iniciales.

Y sirve tanto para detectar o simular enfermedades, como Alzheimer, Parkinson, demencia, alcoholismo, drogadicción… para conocer si son reales o existe fingimiento en la firma o texto estudiado.

Los hechos

Los testamentos cuestionados fueron hechos en septiembre y diciembre de 1996.

En esas fechas, y según la parte demandante, el testador padecía una enfermedad mental que le impedía disponer libremente de sus bienes, por lo que solicitó la nulidad de ambos testamentos.

Por contra, los demandados argumentaron que el hombre era “plenamente capaz” para otorgar el segundo, del que eran beneficiarios.

El fallo de instancia señala que en fechas próximas a otorgar los testamentos el hombre presentaba una demencia senil “incipiente”, tal y como consta en dos informes médicos expedidos en noviembre de 1996, es decir, entre el otorgamiento de ambos testamentos.

Además, dos sentencias de primera y segunda instancia que anularon sendos contratos de compraventa otorgados también por este hombre en septiembre del mismo año se basaban igualmente en que “padecía una disminución de la aptitud cognitiva e intelectiva para contratar”.

La sentencia  

El juez subraya en su sentencia que la enfermedad que sufría el finado desembocó en una sentencia de incapacidad, dictada en diciembre de 1998.

La parte demandada y el tutor del hombre, que declaró como testigo en el juicio, mantuvieron que entre el primer y segundo testamento (es decir, entre los meses de septiembre y diciembre de 1996) el hombre ingresó en una residencia y experimentó una “importante mejoría”, por lo que acudió a la firma del segundo “con pleno conocimiento de causa”.

Pero ante los “contundentes” informes médicos y sentencias dictadas, esta apreciación “personal y subjetiva”, sin una prueba objetiva que lo avale, no puede ser una muestra de “repentina recuperación”, más cuando se trata de una enfermedad -la demencia senil- que “siempre evoluciona a peor”, subraya el fallo de instancia.

El juez, José Luis Sánchez Gall, también consideró “extraño” que en el “breve” plazo de un mes y medio el hombre cambiara “radicalmente” de voluntad hereditaria, modificando la persona heredera, sin que existan pruebas o indicios que puedan justificar ese cambio.

Por todo lo anterior, el magistrado estimó íntegramente la demanda y declaró nulos los dos testamentos.

La Audiencia de Cantabria, ratifica con su sentencia la nulidad de los testamentos, y destaca asimismo que resulta “poco creíble” que se produzca una “sustancial mejoría” en una patología que los médicos califican de “irreversible”.

www.peritoscaligrafosjudicial.es

Sin Comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.