Blog de Peritos Caligrafos Judiciales

Un peritaje descarta a la doctora Pinto como autora de los anónimos del ‘caso López Madrid’

  |   Peritos Caligrafos Judiciales   |   Sin Comentarios

El informe apunta a un hombre de unos 50 años y vinculado con el sector de la seguridad

Un informe pericial apunta que los mensajes de acoso recogidos en los sumarios del denominado caso López Madrid fueron realizados por un hombre, de unos 50 años y vinculado con el sector de la seguridad. Estos mensajes fueron recibidos por el empresario y por la dermatóloga Elisa Pinto. La doctora denunció al empresario por acoso hace casi cuatro años. López Madrid presentó posteriormente también una denuncia contra la doctora. Las causas se siguen instruyendo en los juzgados 26 y 39 de Madrid. En ellas también se investigan las agresiones sufridas por la doctora.

López Madrid señaló a la doctora como responsable de los anónimos recibidos. Incluso, unos informes policiales, cuestionados por diferentes datos de varios testigos, apuntaban en esa dirección.

Ahora, la pericial aportada por al defensa de la doctora, apunta que de forma indubitada esos mensajes no fueron escritos por Elisa Pinto. Para ello, las peritos realizaron una comparativa de todos los mensajes que obran en las causas con otros mensajes enviados por la doctora en fechas muy lejanas a las investigadas y sin relación con los hechos.

El informe ha sido elaborado por Elena Garayzábal, profesora titular en el Departamento de Lingüística General en la Universidad Autónoma de Madrid y especializada en Lingüística Forenese, y Sheila Queralt, doctora en Traducción y ciencias del Lenguaje por la Universidad Pompeu Fabra y master (entre otros) en Policía Científica e Inteligencia Criminal por la Universidad Autónoma de Barcelona.

En concreto, las peritos elaboraron un informe sobre el grupo de mensajes recibidos por Javier López Madrid desde tres teléfonos móviles diferentes. El segundo grupo analizado son los mensajes recibidos por la doctora Pinto. Los documentos se encuentran en los dos juzgados en los que se siguen las causas cruzadas por los dos afectados.

«Los textos dubitados muestran características lingüísticas distintas a las características del texto indubitado de la doctora Pinto por lo que se descarta como posible autora. En conclusión, se determina que hay una alta probabilidad de que el autor de los textos dubitados y la autora del texto indubitado escrito por la doctora Elisa Pinto sean personas distintas», concluye el peritaje.

Por lo que respecta al perfil lingüístico del autor de los anónimos, las peritos concluyen que podría responder a las siguientes características: «Hombre de edad adulta -posiblemente mayor de 50 años- relacionado con el ámbito de la seguridad, nivel educativo medio-bajo, que posiblemente creció en contacto con la comunidad gallega trasladándose a la zona centro peninsular siendo adulto». Las especialistas emiten un completo y complejo análisis en el que detallan todos los aspectos peculiares detectados en los mensajes.

Entre los mensajes recibidos por López Madrid y que han sido analizados figuran: «Sigues sin entender que las palizas las mandas pegar tu», «la apuñalamos de tu parte y acosamos a sus hijos porque tu lo mandas. Nosotros te vamos a dar lo que mereces la cárcel y la fama en la prensa la paliza te la dará tu suegro o tus amigos por traidor». Las peritos analizaron las decenas de mensajes que están en la causa.

Entre los que recibió la doctora Pinto: «Ten cuidado por que estamos cerca», «Cuanto tiempo vas a mantener la seguridad para ti y tus hijos? Sabemos que no te lo puedes permitir. Tarde o temprano tu o tus hijos seréis de nuevo víctimas. Podrías vivir sin alguno de tus hijos».

La abogada de la doctora ha presentado, además, un escrito ante el juzgado en el que de nuevo cuestiona la investigación policial e impugna el análisis de conducta, en el que descalifica a Elisa Pinta, y que fue realizado por una funcionaria esposa del instructor de las diligencias. La letrada considera que el análisis partió de la idea preconcebida de que Pinto era la autora de los mensajes y a partir de ahí construyó toda su argumentación, “construyendo la prueba al revés, obligando a la doctora a la Probatio Diabólica, consistente en demostrar lo que no ha ocurrido, con la dificultad añadida de que se trata de un informe elaborado por la Policía amparado por la veracidad que se les presume a los funcionarios públicos, que fue dado por valido sin ningún tipo de comprobación, un informe que se comprobó que tenía cuando menos 15 errores”.

En ese informe se asegura que el coche de la doctora no pasaba por la zona en la que denunció haber sido apuñalada.. Y con este dato la Policía puso en duda la agresión. Sin embargo, los vídeos que están en la causa recogían el vehículo deElisa Pinto en la zona donde se produjo la agresión, el día y la hora en que se según la denuncia se produjeron los hechos, y con una trayectoria extraña.

 

 

Sin Comentarios

Haz un comentario


*